Instagram
Facebook

SERVICIOS

Limpieza facial

La limpieza facial es una de las cosas fundamentales en cuanto al cuidado de la piel, incluso aún para las mujeres que no se maquillan.

El sudor y la grasa que se producen de manera natural, sumado al smog y la contaminación ambiental, se convierten en agentes de impureza que pueden afectar negativamente tu rostro.

¿Qué es una limpieza facial y para qué sirve?

La limpieza facial es una parte simple de una rutina de belleza pero que, a la vez, resulta fundamental a la hora de mantener fresca y luminosa la piel del rostro.

El objetivo de este tipo de limpieza es eliminar las células muertas, espinillas e impurezas del rostro, así como el darle energía y vitalidad.

Las glándulas sebáceas producen sebo, una sustancia grasosa que se deposita en la superficie de la piel a través de los orificios de los folículos pilosebáceos. Este sebo, sumado a bacterias y células muertas, va tapando lentamente estos agujeros, lo que puede derivar en granos, puntos negros, entre otros.

Es por esto que es importante lavar y limpiar el rostro tanto al levantarnos como al acostarnos, ya que, durante el día, nuestra piel produce y acumula residuos que obstruyen nuestros poros e impiden que pueda respirar.

Además, constituye el primer paso para optimizar cualquier tratamiento estético que nos hagamos posteriormente, ya que facilita la penetración en la piel de los compuestos activos que se aplican en casos de tratamientos anti age o previo a peelings mecánicos o químicos.

 

Historia de la limpieza facial

Se sabe que, desde la antigüedad, el ser humano ha buscado maneras de mejorar el aspecto de su piel (principalmente de su rostro) y de prácticamente tratar de detener el paso del tiempo sobre ella.

Fue así como magos y alquimistas se dedicaron a investigar y crear los más diversos aceites, cremas y ungüentos para lograr este objetivo.

Y es que desde los tiempos del antiguo Egipto se han inventado maneras de tratar la piel para lograr rejuvenecerla. Conocido es el caso de los famosos baños de leche de Cleopatra, los que utilizaba para suavizar su piel.

En Roma, las mujeres utilizaban el barro sedimentado de las jarras donde preparaban el vino para aplicarlo sobre su piel y aprovechar las propiedades del ácido tartárico, presente en gran cantidad en frutas como la uva y que ayuda a regular el pH y rejuvenecer la piel.

A lo largo de los años, técnicas como el uso de la orina, del vino o del jugo de limón han sido empleadas con el fin de tener un mejor aspecto de la piel.

Actualmente, los tratamientos de limpieza facial han evolucionado enormemente de lo que solían ser. La tecnología que se encuentra disponible y los avances en investigaciones sobre el tema, han hecho que, en nuestros tiempos, podamos disponer de técnicas más avanzadas y efectivas.

Limpieza facial

Tipos de limpieza facial

Dentro de los tipos de limpieza facial que se encuentran disponibles en el mercado, se encuentran los siguientes:

  • Limpieza básica:

    Como su nombre lo indica, este es el tipo de limpieza más fácil de realizar; se puede hacer en casa y consiste en desmaquillarse, hidratarse con una crema y aplicar un tónico facial. Se recomienda para pieles normales y sin problemas.

  • Peeling:

    Ideal para pieles con manchas e imperfecciones, el peeling químico es un tratamiento que se utiliza para rejuvenecer y mejorar la apariencia de la piel mediante productos químicos que remueven impurezas y renuevan los tejidos.

  • Microdermoabrasión:

    Este tratamiento consiste en el uso de cristales cortados con láser, los que ayudan a pulir la superficie de la piel, removiendo y eliminando células muertas.

  • Aromaterapia:

    Esta limpieza se realiza con diversos aceites esenciales, los que se eligen de acuerdo al tipo de piel y las necesidades de quien se someterá al tratamiento.

Beneficios de una limpieza facial

A pesar de que cada tratamiento es diferente, tienen varios beneficios en común.

Los principales beneficios y ventajas son la remoción de puntos negros y espinillas, la eliminación de impurezas y células muertas, ayudando a regenerar la piel que, como consecuencia, retrasa el proceso de envejecimiento y la aparición de arrugas.

También, está comprobado que un masaje facial activa el sistema nervioso simpático, lo que reduce la ansiedad, el estrés y levanta el ánimo.

Existen cientos de puntos de presión en el rostro que están conectados a varios sistemas del cuerpo. Cuando esos puntos son masajeados, el cuerpo responde a ello. Una buena limpieza facial no sólo mantiene tu piel reluciente, sino que también afecta el funcionamiento de otros órganos.

La circulación sanguínea también se ve afectada. El masajear el rostro mejor la circulación sanguínea, lo que se traduce en que tus células obtienen mucho oxígeno y nutrientes que son transportados por la sangre, logrando convertir a las células en unas más sanas y eficientes.

Otros de los beneficios es que, con la edad, la piel pierde su elasticidad debido a que la producción de colágeno disminuye, pero, durante los tratamientos faciales, se utilizan máscaras, lociones y cremas que estimulan la producción de colágeno y reducen los signos de la edad.

Además de todo esto, la piel recupera suavidad y una apariencia más luminosa. M

 

¿Con qué frecuencia debo realizarme una limpieza facial?

El determinar cada cuánto tiempo uno debería realizarse una limpieza facial depende de varios factores.

La verdad es que no existe un ciclo perfecto que todos debería seguir debido a que el período de tiempo entre cada limpieza depende del tipo de piel que se tenga, la edad, el medioambiente y lo que deseas lograr con dicha limpieza.

La recomendación general que entregan los especialistas en el cuidado de la piel, es que uno se debe someter a una limpieza facial profesional cada tres o cuatro semanas, pues eso es lo que se demora la piel en completar un ciclo completo de crecimiento celular y exfoliación.

Sin embargo, para aquellos que experimentan frecuentes brotes de acné o tienden a tener piel grasa, se les recomienda hacerse una limpieza con más frecuencia (quizás, cada dos semanas). Esto ayudará a calmar la piel y hará que el acné se vaya.

Ahora, si por cuestiones de tiempo y/o presupuesto no puedes realizarte una limpieza facial cada tres o cuatro semanas, trata de, al menos, hacerlo una vez en cada estación del año.

La humedad y el sol en los meses cálidos pueden causar daños por el sol, y el aire frío de los meses de invierno puede secar tu piel. Hacerte un tratamiento facial al menos cuatro meses al año, te ayudará a protegerte de la exposición al sol y dotará a tu piel con los elementos necesarios para estar bien.

Por otro lado, por muy beneficioso que pueda ser una limpieza, es posible que tu piel se vea afectada negativamente si te realizas demasiadas en un período corto de tiempo.

A menos que estés siguiendo pasos para tratar un problema específico que tu piel está sufriendo, el realizarte este tipo de limpieza más de una vez cada dos o tres semana puede tener el efecto opuesto en tu piel.

 

Cómo prepararse para una limpieza facial profesional

La verdad es que no se necesita de demasiada preparación previa a tu cita de limpieza. Sin embargo, sí existen algunas indicaciones que te recomendamos seguir.

Lo primero es que deberías evitar realizarte cualquier tratamiento facial en casa durante la semana previa a tu cita. Incluso deberías evitar exfoliarte por un par de días. La exfoliación es un paso clave de la limpieza facial, por lo que no es necesario que lo hagas previo a tu cita.

Segundo, trata de no broncearte o quemarte cerca de la fecha de tu limpieza, ya que la profesional que te atienda tendrá que enfocarse en ayudarte con el daño producido por el sol en vez de centrarse en los problemas que tienes con tu piel.

También es recomendable que lleves a tu cita una lista de los productos que utilizas en casa para el cuidado de la piel y una lista de los medicamentos que estás tomando, alguna condición médica que padezcas y si has tenido alguna problema a la piel previamente. De esta manera, se podrán escoger los productos que se usarán en ti de manera informada.

Otra recomendación es no depilarte en las 24 o 48 horas antes de tu limpieza facial, pues tu piel podría irritarse y podría causar alguna reacción adversa con los productos que se utilizarán en el tratamiento.

 

Rutina básica de limpieza facial en casa

Como sabemos que, en ocasiones, el tiempo no acompañan cuando queremos hacer algo, a continuación te dejamos el paso a paso para que puedes realizarte una limpieza facial en casa mientras encuentras el tiempo de asistir con un profesional.

1.- Debes desmaquillarte utilizando tus productos de costumbre y luego lava tu rostro con abundante agua fría, complementándolo con un jabón neutro o un limpiador acorde a tu tipo de piel para poder eliminar todos los residuos.

2.- Relaja los músculos faciales haciéndote un masaje con la yema de los dedos. Masajea suavemente por la zona de la frente, el entrecejo y el cuello.

3.- Una vez retirado el maquillaje y los residuos, se debe abrir los poros con un baño de vapor para que la piel pueda absorber los productos que se le aplicarán más adelante y, así, pueda eliminar las impurezas más fácilmente.

Para hacer el baño de vapor, solo pon a hervir un poco de agua y añade unas gotitas de esencia de lavanda o alguna hierba como té verde o manzanilla.

Una vez hervida el agua, viértela en un recipiente, cubre tu cabeza con una toalla para que el vapor se centre en tu rostro y acércate al recipiente, ubicándolo tu rostro sobre él. Mantente así por unos 10 0 15 minutos, hasta que veas que la piel de tu rostro ha transpirado lo suficiente.

4.- Ahora que los poros de la piel se encuentra abiertos, se deben extraer las impurezas de la piel con mucho cuidado para no dañarla.

Cubre tus dedos con toallitas o papel higiénico para no traspasar las impurezas de tus manos a tu rostro y utiliza un espejo de aumento para que puedas tener una mejor vista de las áreas a limpiar.

5.- Luego de eliminar las impurezas, ahora es momento de exfoliar para remover las células muertas. Puedes utilizar cualquier producto o mascarillas para exfoliar; si no tienes uno, puedes crear tu propio exfoliante casero.

Debes aplicarlo sobre tu rostro en una pequeña cantidad y realizar masajes circulares.

Deja reposar por unos 20 minutos y luego retíralo con abundante agua.

6.- Ahora es momento de cerrar los poros. Para esto necesitarás derretir unos cubos de hielo. Aplica el agua extraída de los hielos en el rostro y luego seca con ligeros toques.

Aunque esta limpieza te ayudará a tener una piel más radiante, nunca podrá compararse a una limpieza facial profesional. Un centro especializado dispone de productos y tecnología que, lógicamente, no tenemos en el hogar.

Además, el realizarte una limpieza facial profesional en un lugar especializado, estarás en manos de alguien calificado, que sabe del tema. Esta persona podrá asesorarte en base a sus conocimientos y aplicarte los tratamientos que sabe realmente funcionarán en tu tipo de piel.

Dicen que cada persona es un mundo, y eso aplica también en lo físico. En este caso, el tipo de piel que tiene cada uno influirá enormemente en el éxito de cualquier tratamiento facial.

Al hacerte un tratamiento facial en casa, correrás el riesgo de no tener certeza de la efectividad de los productos que te aplicarás. Siempre existirá la posibilidad de no obtener el resultado que deseas y, peor aún, sufrir algún efecto secundario que pueda dejarte secuelas.

El cuidado del rostro es algo importante; es nuestra carta de presentación ante el resto. Es por esto que no se debe dejar en manos de cualquiera.

En Clínica Estética W contamos con profesionales altamente calificados para atenderte y cumplir tus requerimientos y necesidades. Además, disponemos de aparatología traída desde Alemania, Estados Unidos (Aprobada por la FDA), Colombia, entre otros países.

Si estás pensando en realizarte una limpieza facial profesional y efectiva, no dudes en acudir a nosotros. Te garantizamos el más alto estándar de calidad y efectividad. Tu rostro te lo agradecerá.

Instalaciones de la Clínica y Tecnología de Primer Nivel

Contamos con aparatología traída desde Alemania, Estados Unidos (Aprobada por la FDA), Colombia entre otros países. Manteniéndonos siempre a la vanguardia de las medicina estética a nivel mundial, para entregar el mejor servicio a nuestros pacientes.
Ubicada en un sector privilegiado, contamos con amplias y cómodas instalaciones, adaptadas para todo tipo de procedimientos y acreditación del Seremi de Salud y estacionamiento propio sin costo.

Tecnologias
Limpieza

SI TIENES DUDAS,

¡PREGÚNTANOS!

WhatsApp chat